Los juicios de paternidad son de lo más común en nuestros días. Cuando el padre no quiere reconocer a su hijo, la madre debe iniciar con un proceso judicial civil, llamado reconocimiento de paternidad. Esta acción de reclamación ante los Tribunales, tiene como finalidad determinar la filiación de un padre respecto a su hijo. Si bien, la acción de reclamación de paternidad puede ser promovida por el hijo durante toda su vida, cuando es aún menor de edad la debe realizar un representante legal (en todo caso, la madre) o por el ministerio fiscal.

Esta demanda debe estar integrada por una variedad de elementos a manera de pruebas, como fotografías, testigos, cartas, etc, lo cual son referencia para acreditar que hubo relaciones sexuales entre la madre y el posible padre, durante la época de la concepción. En la actualidad, se pueden sugerir el uso de pruebas de ADN o pruebas criminológicas.

Si quieres conoce más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: asociados_fehf@hotmail.com